Read in English
Los propietarios de viviendas en parques de casas móviles en todo el área metropolitana de Phoenix están siendo desalojados.
Muchos de ellos son dueños de la casa móvil, la estructura, pero alquilan el pequeño lote en el que se asienta.
“Esto es más que un simple aviso para salir”, señaló Priscilla Salazar, cuya familia ha vivido 11 años en la comunidad de casas móviles de Weldon Park, cerca de 16th Street y Osborn Road en Phoenix. “Nos vamos a quedar sin hogar”.
Al igual que los apartamentos The Valley, algunos propietarios de parques de casas móviles (el terreno donde se encuentran congregadas varias de estas casas) aumentan los alquileres cuando vencen los contratos de arrendamiento y desalojan a los inquilinos que no pueden pagar.
En otros casos, los propietarios de los parques los están cerrando para que la tierra pueda usarse para otra cosa, incluidas viviendas que los dueños de casas móviles no pueden pagar. Algunos compradores de parques de casas móviles están liquidando a los inquilinos y renovando por completo las tierras para obtener grandes ganancias.
Las casas móviles han sido durante mucho tiempo una de las opciones de vivienda más accesible para los residentes del área metropolitana de Phoenix, pero el creciente número de parques que cierran o se vuelven más caros está poniendo a muchos residentes en un aprieto. No se están construyendo nuevos parques accesibles y muchos propietarios de casas móviles no pueden permitirse vivir en otro lugar o trasladar sus hogares a otras comunidades en el Valle, lo que alarma a los defensores de la vivienda y hace que los funcionarios del gobierno busquen soluciones.
A mediados de septiembre, los inquilinos de Weldon Court recibieron un aviso de que cerrarían su parque. Se había vendido por $5.48 millones a un inversionista de California solo unos días antes. Se les aviso a los inquilinos que tenían seis meses para mudarse.
“Este es nuestro pequeño mini Phoenix. Esta es nuestra comunidad”, aseguró Salazar, cuyos hijos han crecido en el parque. Muchos inquilinos son familias de bajos ingresos o personas mayores con ingresos fijos.
Los residentes de Weldon Court y otros dos parques de casas móviles del Valle que están desalojando a los inquilinos o aumentando los alquileres protestaron recientemente en las cámaras del Capitolio de Arizona y del Concejo Municipal de Phoenix. Los otros dos parques con residentes que luchan contra sus propietarios son Las Casitas, que ahora se llama Beacon, en 19th Avenue y Buckeye Road, y Periwinkle, en 27th Avenue y Colter Street.
Al igual que con los apartamentos accesibles en el área de Phoenix, los inversionistas están adquiriendo parques de casas móviles en el Valle.
Desde principios de 2021, al menos 30 parques de casas rodantes, prefabricadas y móviles se han vendido por casi $260 millones, según un análisis de registros de bienes raíces del periódico The Arizona Republic.
The Valley ha sido un centro de casas prefabricadas desde después de la Segunda Guerra Mundial. Muchos soldados que regresaban a casa se dirigieron al suroeste. Algunos engancharon un remolque de viaje a sus autos y echaron raíces y ruedas en el área metropolitana de Phoenix.
La mayoría de los parques de casas móviles del área metropolitana de Phoenix que se vendieron durante los últimos cinco años son sitios de relleno principalmente.
La ola de compra y cierre de parques de casas móviles se produce cuando Arizona enfrenta una escasez de 270,000 viviendas.
“Es horrible para las personas que son propietarias de su casa móvil y han vivido en un parque durante décadas”, explicó Pamela Bridge, directora de litigios y defensa de Community Legal Services. “Los inversionistas están aumentando los alquileres y nuestra oficina está viendo muchos más desalojos en parques más antiguos”.
Ella señaló que muchos residentes que tienen mucho tiempo en parques de casas móviles en el área de Phoenix han pagado sus casas y les han hecho mejoras, pero no pueden permitirse el lujo de mudarlas y no pueden encontrar otros parques donde puedan alquilar un espacio.
“Estas personas no han hecho nada malo”, afirmó. “Necesitamos dejar a estos propietarios de parques de casas móviles en situaciones estables”.
Jerry Suter, un veterano de 83 años que ha vivido en Periwinkle Mobile Home Park durante 28 años, planeó vivir el resto de sus días allí. Llamó al cierre del parque “devastador” y “traumático”. Con un ingreso mensual de $1,290 en pagos del Seguro Social, explicó que no puede permitirse el lujo de vivir en otro lugar.
Grand Canyon University compró el parque hace seis años, decidió cerrarlo y planea construir viviendas para sus estudiantes.
“Literalmente van a tener que arrastrarme fuera de allí”, dijo Suter. “No voy a renunciar a mi tráiler”.
Phoenix tiene unas 20,000 casas móviles, lo que representa alrededor del 3.1% de todas las viviendas del área, según la Oficina del Censo de Estados Unidos. Eso es mucho más que la cantidad de casas móviles que se pueden encontrar en ciudades con poblaciones similares, incluidas Houston, San Diego y Philadelphia.
Pero la oferta de casas móviles y parques se está reduciendo. Alrededor del 5% de las casas de Phoenix estaban en parques de casas móviles en 2018.
La rápida desaparición de los parques de casas móviles se debe, en parte, a transacciones como esta: En 2018, el constructor de casas Taylor Morrison compró el antiguo Scottsdale Wheel Inn Ranch RV and Mobile Home Park, donde los residentes fueron desalojados por otro propietario unos años antes. Escenarios similares con inversionistas comprando los parques, desalojando a los inquilinos y luego vendiéndolos a un desarrollador están sucediendo en todo el área metropolitana de Phoenix.
La oficina del administrador de la ciudad de Phoenix creó recientemente un grupo de trabajo para investigar posibles soluciones al dilema de las casas móviles. El grupo de trabajo presentará sus hallazgos al Concejo Municipal el próximo mes.
El concejal del Distrito 8, Carlos García, cuyo distrito incluye el parque de casas móviles Las Casitas, expuso que quiere encontrar una manera de mantener a las personas en sus hogares o, si los desalojos avanzan, encontrar nuevos lugares para que vivan los residentes.
“Para mí, todas las opciones están sobre la mesa”, afirmó García. “La prioridad es asegurarse de que estas familias no terminen en las calles”.
Los residentes del parque de casas móviles Beacon recibieron un nuevo contrato de arrendamiento a finales de septiembre. Su alquiler aumentará un 88% en los próximos cuatro años, afirmaron.
Elvia Ramírez, quien vive en el parque con sus hijos, comenzó a buscar otro lugar para mudarse. Pero la madre soltera de cuatro hijos, que trabaja como recepcionista y vive en el parque desde que era adolescente, no ha podido encontrar algo dentro de su presupuesto.
“Incluso las casas rodantes son demasiado caras ahora”, expuso Ramírez, de 33 años. Si no consigue una casa nueva, aseguró, ella y sus hijos probablemente tendrán que mudarse con la familia.
El precio medio de una casa móvil en Estados Unidos ahora es de 61,400, según un estudio de LendingTree. Eso es un aumento del 35% desde 2016.
Muchas casas móviles tienen varias décadas de antigüedad y algunas incluso son remolques, el tipo de casa móvil más antiguo. Algunos de los parques en el área metropolitana de Phoenix vendidos desde principios del año pasado tienen más de 70 años.
Muchos parques no alquilan a los propietarios de casas móviles más antiguas porque es posible que sus casas no cumplan con el código. Además, algunas con adiciones no se pueden mover sin ser dañadas.
El alquiler típico de un lote de casas móviles en el área de Phoenix fue de $400 a $500 por mes en 2019, según los defensores de la vivienda. Ahora, los alquileres superan los $1,000 por lote en algunos parques del Valle.
Arizona tiene un fondo para ayudar, pero algunos propietarios de casas móviles no se enteran y otros no pueden beneficiarse completamente debido a la antigüedad de sus residencias.
Para algunos propietarios, el fondo no es suficiente para ayudarlos a mudarse, por lo que toman menos de $2,000 en fondos estatales para separarse de su casa móvil.
Según la ley de Arizona, los residentes de parques de casas móviles que son desplazados debido a la reurbanización son elegibles para recibir hasta $12,500 del fondo de reubicación del estado.
Pero muchas de las casas móviles son tan viejas que no se pueden mover a otro parque, ya sea porque se desmoronarían o porque no cumplen con los códigos actuales de resistencia al viento.
Los residentes que tienen que dejar sus casas en su lugar porque no pueden mudarse pueden obtener solo $1,875 del fondo, que es administrado por el Departamento de Vivienda de Arizona.
Muchos residentes y defensores de la vivienda dijeron que se necesita más ayuda.
“Ahora tengo que abandonar mi casa y dársela a la universidad”, expuso Suter. “¿Qué voy a comprar por $1,875?”
Patricia Domínguez dijo que su familia gastó recientemente $4,000 en un techo nuevo para su casa, más del doble de lo que se les reembolsará si la abandonan.
“Lo que están ofreciendo no es nada comparado con el amor, la sangre, el sudor y las lágrimas que todos hemos puesto en nuestra unidad”, afirmó Domínguez. Su madre y su hermana, Salazar, viven en Weldon Court.
La organizadora comunitaria Sylvia Herrera, que está trabajando con los residentes de los tres parques para obtener más tiempo y dinero antes del desalojo, explicó que el fondo estatal de reubicación es “engañoso” porque muchas personas no pueden mover sus remolques y, por lo tanto, no pueden acceder al monto de la reubicación completo.
“Estos no son realmente recursos si no puedes calificar”, afirmó.
Tara Brunetti, subdirectora adjunta de la División de Viviendas Prefabricadas del Departamento de Vivienda de Arizona, destacó que los propietarios de parques deben notificar a la agencia si planean cerrar un parque y avisar a los inquilinos con 180 días de anticipación.
“Eso nos da tiempo para comunicarnos con los residentes” y ofrecerles ayuda, dijo. “Definitivamente estamos viendo más solicitudes para el fondo ahora”.
El fondo tiene más de $7.6 millones para ayudar a los residentes de parques de casas móviles.
El programa estatal ofrece más dinero que hace cinco años, pero se necesitó un movimiento legislativo para obtener el aumento.
Los propietarios de casas móviles y sus defensores esperan una solución diferente.
Algunas ciudades, incluidas Portland, Oregon y Austin, Texas, han actualizado sus leyes de zonificación para ayudar a evitar el desplazamiento de los residentes de casas móviles.
Una ordenanza de la ciudad de Austin de 2018 zonificó los parques de casas móviles existentes como un “distrito de residencia de casas móviles”. Eso significa que si el propietario quisiera usar el terreno para un propósito diferente, necesitaría la aprobación del Concejo Municipal para cambiar la zonificación.
Portland aprobó una ordenanza similar el mismo año.
En 2018, cuando un nuevo propietario comenzó a desalojar a los residentes de mucho tiempo del Tempe Mobile Home Park cerca de la Universidad Estatal de Arizona, la ciudad de Tempe intervino y ayudó a obtener concesiones de alquiler del propietario. Tempe también organizó reuniones para que los inquilinos negociaran con el nuevo propietario y obtuvieran ayuda del Departamento de Vivienda de Arizona.
Ese antiguo parque de casas móviles ahora son apartamentos de alta gama.
“Creo que debería haber leyes o trabajo comunitario en ciudades y condados que presenten soluciones a largo plazo para las personas en el parque. Estas personas son una parte vital de nuestra comunidad”, aseguró Bridge, de Community Legal Services. “Queremos que sus hijos permanezcan en las escuelas y que los padres puedan llegar a sus trabajos cerca”.
En 2018, los inversionistas gastaron más de $225 millones en 40 parques de casas móviles del área metropolitana de Phoenix. Fue un año récord para las ventas de parques de casas móviles en el Valle.
Entonces, las grandes firmas de inversión respaldadas por Wall Street estaban detrás de la mayoría de las ventas. Ahora, los inversionistas grandes y pequeños están impulsando la tendencia, pero casi todos son compradores de otros estados.
La mayor venta de un parque de casas móviles en el área de Phoenix desde principios de 2021 fue de $84.5 millones para el parque Royal Palm en Phoenix en 19th Avenue y Dunlap Avenue. Los registros de propiedad muestran que Continental Communities, con sede en Chicago, es el nuevo administrador.
Bridge expuso que se ha encontrado con varios casos de nuevos propietarios de parques de casas móviles fuera del estado que no les dan a los inquilinos o al estado suficiente aviso de mudanza.
Los desalojos de casas móviles se rastrean de manera diferente a otros tipos de desalojos de alquiler, y los datos para contar el total no están disponibles en Arizona.
“Debido a la crisis de la vivienda, no hay viviendas accesibles. Los parques de casas rodantes son las viviendas más asequibles en este momento que se pueden encontrar”, afirmó Herrera. “La gente solo está tratando de retener eso, tratando de aferrarse a vivir en parques de casas móviles”.
La cobertura de la inseguridad de la vivienda en azcentral.com y el Arizona Republic cuenta con el apoyo de una subvención de la Arizona Community Foundation.
Traducción Alfredo García

source