No eres miembro de ElNacional.cat? Únete al Club
Ana de Armas sigue añadiendo grandes victorias a su repertorio. Su entrega más reciente es el biopic Blonde que trata sobre Marilyn Monroe, una película de Netflix que ha causado grandes expectativas. Parece que la controvertida cinta podría tener presencia en las premiaciones más destacadas de la academia. Pero ese no es el único aspecto que nos lleva a hablar reiterativamente de ella, puesto que se ha convertido en la actriz tendencia en el mundo de la moda. Desde los estilismos más elaborados a los menos extravagantes, causa furor ante las cámaras. Te contamos hacia dónde se dirige la moda en los próximos meses. 
No hay dudas de que Ana de Armas está viviendo uno de los momentos más espléndidos de su carrera. En la rueda de prensa del Festival de Venecia comentó que Blonde cambió drásticamente su vida, que estaba satisfecha por cumplir ese reto propuesto por sí misma. Dicho sea de paso, en el festival recibió una ovación que se prolongó por varios minutos. Ahora bien, en la gira para promocionar su trabajo, el mundo de la moda la eligió como su nueva representante. Entre las actrices del momento, es ella quien se ha llevado el protagónico. Y es que su filosofía de estilismo tiene a todo el mundo atrapado. 
En el Festival de Venecia fue donde la actriz apareció con un súper vestido que pasará a la historia. Se trató de un modelo de la firma Louis Vuitton, que recordó al viejo Hollywood. Eligió un vestido plisado, largo, con cola larga y en color rosa. No obstante, lo verdaderamente fascinante fue el inmenso y sensual escote que dejó al descubierto hombros y espalda. Este detalle, por supuesto, se vio como un homenaje a Marilyn. Una manera original de rememorar el vestido blanco que usó la modelo en la película The Seven Year Itch. 
Posteriormente, acudió al estreno de la cinta en el Paris Theater de Nueva York con un traje en negro que es pura tendencia. Un traje de sastre de dos piezas, con la clásica solapa de seda, conjuntada con una camisa negra y sandalias de cuña igualmente negras. El único accesorio que resaltó fue una gargantilla de diamantes, que añadió el toque femenino al look. Este traje, seguramente, se va a volver el protagonista del street style de otoño. 
Otro atuendo cautivador tuvo lugar fuera de los eventos de lujo a los que asiste la hispano-cubana, resultó ser un estilismo cómodo para viajar. Combinó una camiseta blanca de algodón y unos shorts blancos de tiro alto (un poco más cortos de lo habitual). Encima vistió la típica gabardina color beige con botones dorados y una correa de cuero en los puños. Y —para culminar con broche de oro— usó unos mocasines negros con calcetines blancos que recordaron matices de los años 50. Todas las páginas de moda están alabando su estilo y con su debida justificación, las lecciones que ha dado son insuperables. 
Ana de Armas es la legítima reina de modas esta temporada. ¿Ya tienes una idea de cómo armar tu guardarropa? 

source