Signing out of account, Standby…
Estos son algunos de los desafíos más comunes que los emprendedores deben enfrentar junto con algunos consejos sobre cómo superarlos.
En el camino hacia el éxito como emprendedor puedes tomar muchas rutas diferentes y, sin importar cuál elijas, las dificultades siempre existirán. Es fácil volverse escéptico cuando se trata de hacer negocios. La verdad es que no es cosa fácil y no es para todos. Se necesita determinación y trabajar fuerte para tener éxito, sin importar que suene a cliché. También hay que reconocer los desafíos y los cuellos de botella, no como signos de fracaso, sino como obstáculos que deben superarse. Debes estar preparado para cualquier dificultad que puedas encontrarte a lo largo de tu camino empresarial, estos son algunos de los desafíos más comunes y algunos consejos para superarlos:
El efectivo es uno de los recursos más desafiantes de administrar en un negocio. Debes asegurarte de que entre suficiente dinero para mantener todo y a todos en funcionamiento. Las empresas a menudo pasan por períodos de bajo flujo de efectivo, durante estos pueden verse obligadas a retrasar o cancelar proyectos, contratar menos personal o incluso cerrar por completo.
¿Por qué los emprendedores terminan con poco efectivo? La mayoría de las veces es por la desaceleración en la economía, pero también puede ocurrir cuando se pierde un buen cliente o cuando los esfuerzos de marketing no están funcionando tan bien como se pensó en un principio. También puede suceder si no calcularon bien la cantidad de dinero que necesitarían para operar el negocio.
Cuando te encuentras en cualquiera de estos escenarios, administrar tu flujo de efectivo debe ser tu principal prioridad. En caso de ser necesario puedes solicitar un crédito al banco o a una compañía financiera que cobre tasas de interés accesibles. Sin embargo, administrar un crédito es un tema diferente que abordaremos más adelante.
Trata de estar convencido de tus decisiones. Si estás haciendo algo que te apasiona, puedes estar seguro de que la gente querrá lo que tienes para ofrecer. Debes asegurarte de tomar cada decisión con confianza y convicción.
También es importante entender que es normal que las personas sean indiferentes hacia una determinada idea o persona. Tal vez tengan un prejuicio sobre ti o tu negocio que les impida tomarte en cuenta. Además de los prejuicios, considera que la falta de interés de los detractores también podría ser causada por la ignorancia y el miedo. Debes descubrir qué lo causa y pensar en una solución.
Tener escépticos no significa que tu idea o negocio no sea bueno, ¡significa que necesitas trabajar más! ¡LAS DUDAS SON BUENAS! Significan que todavía te falta algo para ser perfecto.
3. Los clientes no llegaron para quedarse, así que dales razones para hacerlo
En el mundo del emprendimiento, los clientes influyen en tu negocio de muchas formas. Pueden ser una gran fuente de conocimiento, especialmente si están interesados en lo que haces y cómo lo haces. De esta manera, los clientes pueden ser un recursos valiosos para tu empresa.
Sin embargo, es importante recordar que también querrán cosas de ti. Por lo tanto, si bien pueden compartirte información y comentarios valiosos, también pueden esperar que les des cosas diferentes.
El reto es que te asegures de cumplir sus expectativas y que se sientan satisfechos con su experiencia en tu negocio. Tener relaciones sólidas con tus clientes es la clave para seguir siendo competitivo mientras haces crecer tu negocio.
Emprender es arriesgado y requiere de un gran esfuerzo, un crédito se puede convertir en un gran problema a menos que sepas cómo manejarlo.
Los sistemas de crédito son un arma de doble filo. Por un lado, ayudan a los emprendedores a obtener los recursos que necesitan para iniciar y hacer crecer sus negocios, pero por otro pueden ser un lastre cuando se trata de mantener un negocio a flote.
Por ejemplo, si tienes un préstamo o línea de crédito con un banco, tu empresa tendrá que pagar intereses sobre ese préstamo todos los meses. Esto significa que si no pagas a tiempo, el banco tomará más dinero de tu cuenta de lo que se supone que debería tomar porque te cobrará intereses. Esto te puede generar serios problemas financieros.
Para evitar problemas con el crédito y mantener tu negocio funcionando, deberás entender muy bien todas las condiciones del este y luego asegurarte de aprovecharlas.
Tener a la mano mucho dinero en efectivo puede parecer bueno pero, por precaución, hay que encontrar justo el punto medio entre tener una cantidad excesiva y no tener suficiente. Cuando tienes demasiado efectivo, puedes estar perdiendo oportunidades de inversión que podrían aumentar tus ganancias.
En lugar de dejar que los detractores te asusten para que no progreses, concéntrate en descubrir dónde están los huecos y en rellenarlos antes de seguir adelante.
Provoca en tus clientes un sentido de pertenencia y reconoce la importancia del papel que desempeñan en el éxito de tu empresa.
Sé inteligente cuando se trata de solicitar un crédito, revisa con cuidado todas las opciones disponibles.
Entrepreneur en Español
Eduardo Scheffler Zawadzki
John Rampton
Copyright © 2023 Entrepreneur Media, Inc. Todos los derechos reservados.

Entrepreneur® and its related marks are registered trademarks of Entrepreneur Media Inc.
Successfully copied link

source